Entradas

Diego Galiano interviene en la presentación del Estudio de Morosidad en Arrendamientos Urbanos de FIM Ibérica

Diego Galiano, presidente del Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, ha ofrecido una ponencia en la presentación del décimo Estudio de Morosidad en Arrendamientos Urbanos, realizado por FIM Ibérica. El acto ha tenido lugar en el hotel de lujo Puerta América de Madrid, donde ha acudido una nutrida representación de profesionales inmobiliarios de primer nivel.

Galiano ha intervenido en el acto por partida doble. En primer lugar, ha participado en un coloquio sobre la morosidad de los inquilinos en España, en el que ha expuesto que la causa principal de los propietarios para tener viviendas vacías y no alquilar es el miedo a los morosos y a los posibles daños. Diego Galiano considera que la falta de recursos de muchas familias justifica esta situación aunque ha apelado a que actúen de forma noble e informen al propietario y pacten alguna estipulación temporal. Por el contrario, ha criticado a los «morosos profesionales» que actúan con engaño y malicia, y se aprovechan de la lentitud de la justicia.

Precisamente, ha apoyado las medidas que se introdujeron en 2009 y 2013 para agilizar estos procesos, como el requerimiento por 10 días al inquilino, o fijar fecha para juicio y lanzamiento por adelantado, «aunque aún no son suficientes. Reducir los tiempos judiciales es fundamental», ha señalado.

Posteriormente, el presidente del colectivo API ha ofrecido una charla sobre el panorama actual del sector de la intermediación, desordenado, descontrolado, y olvidado por los poderes públicos. «No se exige ningún requisito para ejercer esta actividad inmobiliaria, pueden realizarla desde el panadero hasta el frutero, pasando por el mecánico o el jardinero. Si los ciudadanos padecen perjuicios económicos y morales por recibir negligentes servicios inmobiliarios o por ser estafados, deben mirar a la pasividad de los políticos, que no velan por su seguridad jurídica y económica, contraviniendo la propia Constitución», ha manifestado Galiano.

El Consejo General API advierte del riesgo que conlleva la presión del alquiler turístico sobre el mercado residencial

 Los API piden más estímulos fiscales para los propietarios de vivienda para alquiler, y fórmulas para introducir más oferta y competitividad en las rentas

 El Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España denuncia que, en el mercado del alquiler, especialmente en ciudades con mayor actividad turística, se está produciendo un alarmante traspaso de vivienda del sector residencial al sector turístico. El presidente del Consejo General API, Diego Galiano, advierte que esta presión está provocando una excesiva tensión en las rentas, por cuanto muchos propietarios sacan sus inmuebles del circuito habitual del alquiler tradicional. De esta forma, existe menos oferta de alquiler para vivienda habitual y eso se traduce en una elevación de las rentas y en propietarios menos flexibles que no aceptan negociación.

 «Disfrutar de una vivienda digna y adecuada es un derecho recogido por la Constitución para todos los españoles, pero la confluencia de factores está haciendo que sea cada vez más difícil conseguirlo”, indica Galiano. En este sentido, denuncia que una parte del parque de vivienda en grandes ciudades está perdiendo su función social que reconoce la Carta Magna para convertirse en un activo mercantil meramente turístico, lo que empuja a un desplazamiento de personas nativas a favor de los turistas, desnaturalizando las ciudades y convirtiéndolas en grandes parques temáticos los fines de semana y en temporada estival.

Aun con todo, los API entienden que el alquiler es un mercado alcista y en expansión pues no en vano la ocupación del parque residencial era de un 7% en 2007 y actualmente ronda el 21%. Esta situación está motivada por la dificultad de la compra en la época de recesión y también por un cambio de mentalidad, por el miedo a hipotecarse de los jóvenes y por la superación de los antiguos recelos de los españoles por el alquiler. “Se ha observado un cambio de hábitos importante, pues las nuevas generaciones no tienen expectativas de ligarse a un lugar concreto durante mucho tiempo. Sus necesidades son más cambiantes y su confianza en el empleo estable es escasa”, señala Galiano.

Ante este panorama, los API proponen primar al mercado residencial y tradicional introduciendo más oferta de vivienda de alquiler, a base de incentivos fiscales a propietarios y desarrollo de promociones de viviendas públicas de alquiler, “siendo también esencial reforzar la seguridad jurídica y la confianza de los propietarios en la recuperación inmediata de su vivienda en caso de impago”, indica Diego Galiano.

Hace unos meses el Consejo General API hizo una propuesta fiscal al Gobierno consistente en aprobar la exención en IRPF de la ganancia patrimonial en la futura venta de la vivienda, condicionándola a que la misma haya estado dedicada al alquiler para vivienda habitual por un período mínimo de 15 años.